¡Qué suba la marea!

PR09_lamarea_300413_ChristianGinerGarcía

Christian GinerLa marea es un movimiento social muy de moda en estos tiempos, el recrudecimiento de la crisis económica ha echado a la gente a la calle sobretodo en temas como el empleo, la educación o la sanidad pública. Es difícil que una convocatoria de manifestación o huelga en estos temas no lleve consigo un importante movimiento social detrás, con filas de personas que se pierden en la distancia y que es imposible visualizar.

Quizás sea por todo lo pasado en estos años de recesión que, ahora, La Marea también es un medio de comunicación. Pero, ¿un medio de comunicación cualquiera? Nada de eso, La Marea es más que una revista mensual de las de toda la vida, es una publicación que recoge los principales problemas de la sociedad con una mirada crítica y una independencia política que la mantiene al margen de los intereses comerciales y publicitarios presentes en la gran mayoría de la competencia.  Y es que una revista nacida en pleno seno de la crisis no podía ser más que una extensión del descontento que reina en este andamio, si no, no se entendería.

La Marea lo conforman periodistas que anteriormente trabajaban en Público hasta el ERE de 2012, que suprimió 126 puestos de trabajo, cerca del 85% de la plantilla. Tras este desgraciado episodio surgió la Cooperativa MásPúblico, propietaria de la revista, con el objetivo de seguir apostando por un periodismo libre, transparente y democrático.

Toni Martínez, uno de los principales fundadores, visitó el pasado 10 de abril la facultad de periodismo en la UMH para hablar del proyecto y recordarle a los estudiantes que sí es posible ejercer un periodismo  honesto si nos empeñamos en buscar la verdad.

Toni Martínez en un momento de la ponencia

Toni Martínez en un momento de la ponencia

En la teoría parece fácil, pero que el periodismo está sometido diariamente a una gran presión de empresas y poderes públicos que dificultan su actividad es una realidad de la que cuesta separarse sin sufrir consecuencias. Según Fernández,  la fórmula consiste es idear un proyecto, a modo de Cooperativa, en la que los trabajadores sean tan dueños como los usuarios. De este modo, “al contar con una base financiera independiente y alejada de intereses empresariales,  son los socios y los lectores los que dictan el contenido del producto”, asegura.

El auge de los medios alternativos en nuestro país es cada día más evidente, la ciudadanía se ha desengañado con las grandes empresas, han puesto una mirada crítica en sus contenidos y han aprendido que amparándose únicamente en una sola fuente de información es imposible avanzar hacia un estado de bienestar más plural y justo. En la lucha por ofrecer el máximo rigor e independencia, La Marea ha apostado por dejar al margen los beneficios de la publicidad y ser rentable únicamente con las ganancias en quioscos y suscriptores. Una jugada arriesgada para el papel por estas fechas, pero que de momento está obteniendo buenos rendimientos debidos, en parte, al gancho que suscita la publicación por la trayectoria de los redactores que la conforman.

Aunque de momento el trabajo de este grupo de éticos profesionales de la información no se pueda disfrutar en la provincia de Alicante de forma física, ya que sólo distribuyen en Madrid, Barcelona y Valencia, la página web (lamarea.com) está destinada a convertirse en uno de los mayores soportes de la empresa a nivel nacional. Esto se debe al espacio otorgado a la participación de los socios, la cooperativa no concibe a los socios como sujetos pasivos del proyecto, sino que les brindará la oportunidad de participar de forma activa mucho más allá de los simples comentarios en noticias: participación en asambleas, toma de decisiones, consejos al redactor, comunicación directa con los representantes, secciones dedicadas…

Primera publicación

Portada del primer número de la reivsta publicado el pasado 22 de diciembre

Por tanto, socios y redactores son los únicos que tienen la potestad y el derecho sobre el contenido de las informaciones publicadas. De lado quedan las necesidades comerciales  y políticas de unos pocos para el consumo de muchos.

Por último, Martínez mantiene una postura positiva respecto al futuro del periodismo y quiso dejar claro que “su medio es una gran oportunidad para todos los periodistas en paro y para los que ahora empiezan a salir”. El ponente afirmó que el medio paga por aquellas piezas elaboradas que mandan los freelance, en contra de lo que hacen la gran mayoría de medios en la actualidad.

Con un código ético basado en la defensa de lo público, La Marea se posiciona como un producto destacado dentro de los nuevos medios alternativos surgidos en pleno siglo XXI, con competencias claras y objetivos marcados. Habrá que ver si el mercado les trata tan bien como debiera, la decadencia del papel y el poco ingreso en publicidad son sus mayores desventajas, pero  con la ilusión y las ganas que tienen de convertirse en una herramienta de culto para la sociedad, tienen mucho ganado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s