¿La Marea?¿Ese periódico existe?

PR09_lamarea_300413_pabloescribá

IMG_0276Si algo sorprende del periódico La Marea, es el esfuerzo que hay detrás. Es difícil que alguien que no tenga unos conocimientos mínimos del mundo del periodismo pueda plantearse si quiera el coste total que tiene un ejemplar de papel.

La Marea no nace como la mayoría de medios, ellos no basan su negocio en la lógica capitalista. Para ellos la rentabilidad no está por encima de todo y eso es algo que queda claro al conocer lo que quieren ser según Toni Fernández, uno de sus miembros “periodismo libre de intereses particulares, ser un medio transparente y democrático” y aún más si nos paramos a leer sus principios editoriales: Libertad, igualdad, laicidad, defensa de lo público, economía justa, memoria histórica, movimientos sociales, trabajo digno, medio ambiente, república, vivienda digna y cultura libre.

Páginas interiores Nº4 La Marea

Páginas interiores Nº4 La Marea

Es por ello que La Marea no es un periódico tal cual. Este medio está editado por una cooperativa periodística (MásPúblico), integrada por trabajadores y usuarios; y actualmente cuenta con 10 miembros (todos ex trabajadores del malogrado Público) en su plantilla. Su nacimiento no surge sólo por el beneficio económico. Como reconoce Toni, “yo tengo difícil trabajar en un medio de la Comunidad Valenciana” y lo mismo ocurre con el resto de sus compañeros a nivel nacional. Los periodistas con ideas de izquierdas no interesan a los grandes medios, obligando  a que esta gente tenga que crear sus propios medios.

Para poder intuir todo el esfuerzo que hay detrás incluso no sólo basta tener conocimientos del periodismo, al ser una cooperativa, aquí ningún jefe dicta las normas, todo se decide por consenso, por lo que o se está dentro de una cooperativa, un sindicato o una organización del estilo o será casi imposible comprender lo costoso que resulta decidir una única cuestión.

MásPúblico empezó los trámites para ser una cooperativa en mayo de 2012 y hasta diciembre de ese año no consiguieron estar constituidos legalmente, lo que implica que durante esos meses sus miembros estuvieron trabajando sin cobrar. Está cooperativa funciona con un consejo rector, otro de redacción, otro editorial, una asamblea y con nodos locales.

IMG_1135

Toni Martínez

El consejo rector está formado por tres redactores y tres socios de la cooperativa. Su función se puede comparar a la de un consejo de administración. Estas seis personas toman decisiones que no pueden esperar a ser tomadas en la asamblea anual (aumentar la tirada, contratar a nuevos trabajadores). El consejo de redacción lo forman los socios-trabajadores y estos son quienes deciden el contenido periodístico de La Marea, aunque los socios pueden hacer aportaciones. Toni afirma que “quién realmente decide que aparezca el príncipe en portada son los periodistas” y que este consejo es por su enorme carga de trabajo “el que más salud les cuesta”. El tercer órgano es el consejo editorial, que aún está en formación y según Toni “sus miembros serán quienes vigilen que compramos los mandatos de nuestros jefes, que están en la asamblea”. Este consejo es paritario y puramente consultivo. Por último, la asamblea es quién ejerce como director, es el máximo órgano de decisión. Los socios de la cooperativa se reúnen una vez al año, todos tienen derecho a un voto, independientemente de las participaciones que tengan y en esa reunión de deciden cosas como el nombre de La Marea.

Aparte de estos órganos se encuentran los nodos. La Marea no tiene detrás un grupo editorial fuerte que haga las labores de distribución, por lo que su distribución inicial de 25.000 ejemplares se limitaba a Madrid, Barcelona y Valencia. Frente a esta limitación ha surgido una opción y es que los propios lectores se están encargando de que la revista llegue a sus ciudades. De forma que estás personas reciben entre 60 y 100 ejemplares y se encargan de distribuirlos por las librerías y quioscos de su ciudad.

Y es aquí donde puede estar el éxito del periódico. La Marea como dice Toni “aspira a convertirse en un medio  de comunicación de masas”, pero simplemente viendo los medios que surgieron tras el cierre de Público (eldiario.es, Mongolia, Líbero, Alternativas Económicas, Materia, infoLibre, MásPúblico/Lamarea y la web de Público) no será una tarea nada fácil. Él afirma que “no tiene miedo a ningún medio pues cada uno tiene su mercado”, pero las opciones no se limitan sólo a estos ocho nombres. La oferta de medios independientes es muy grande y como en política, será difícil que alguno de estos medios pueda ganarse la confianza de unos ciudadanos desilusionados y poco acostumbrados a leer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s