El precio de la mentira

PR08_GLASS_130213_JOSÉJAVIERMURCIA

                                                    Ficha técnica                                                                                  

  • Dirección:Billy Ray                                 
  • Duración: 99 min.                                            
  • Guión: Billy Ray; basado en un artículo de Buzz Bissinger.
  • Título Original: Shattered Glass

Esta película refleja los fallos y vacíos que existen en los distintos  sistemas utilizado en los medios de comunicación para verificar la autenticidad de las fuentes, un problema que siempre ha sido un dolor de cabeza para los editores de  todo el mundo. Como obra cinematográfica el valor es limitado y podría definirse como una película más “del montón”. Sin embargo el filme cobra sentido al ser visionado por un aspirante a periodista que puede extraer múltiples lecciones y enseñanzas así como la principal moraleja, contrastar las fuentes.

El relato de la historia de Stephen Glass y su inteligente manera de burlar los filtros de verificación de las fuentes utilizados por New Republic no es una novedad. A lo largo de la historia del periodismo ha habido casos de historias falsas o manipuladas como el de la estadounidense Janet Cooke que tuvo que devolver un premio Pulitzer por inventar sus relatos o el del periodista americano Jayson Blair  que creaba sus publicaciones fusionando noticias de otros medios con declaraciones que él mismo inventaba. Los afectados perjudicaron gravemente a la imagen del New York Times y del Washington Post y mostraron la necesidad de reformar el mecanismo para verificar las fuentes.

La publicación online Forbes fue la encargada de destapar el escándalo de Stephen Glass gracias a un simple mecanismo basado en contrastar las fuentes,descubriendo que eran totalmente inventadas, y terminó en muy poco tiempo con el prestigio que la publicación en la que trabajaba el joven periodista había tardado años en conseguir. Sin embargo el mecanismo utilizado por The New Republic consistente en que hasta 3 periodistas revisaran y  modificaran los artículos hasta en 3 ocasiones no funcionó y la confianza del equipo en Stephen Glass les llevó a confiarse y a que el sistema de contraste no funcionara.

5 conclusiones:

  1. Todos los medios deben tener un sistema para contrastar fuentes, más o menos avanzado pero que funcione y mejorarlo diariamente, no presumir de haberlo encontrado como el caso de The New Repúblic y olvidarse.
  2. En la era de la información, los mecanismos de control deben corregirse a diario y mejorarse día tras días ya que es imposible crear un mecanismo perfecto. Las lagunas que se dejen en dicho mecanismo deben ser corregidas continuamente hasta lograr el sistema definitivo.
  3. Ante todo el periodista es un profesional y debe realizar su trabajo independientemente de la buena relación o la amistad que tenga con su compañero, debe desconfiar y comprobar la veracidad de sus fuentes.
  4. El periodista debe asegurarse de que sus fuentes son reales y contrastarlas. En ocasiones las anotaciones son insuficientes y deben exigirse más pruebas como pueden ser imágenes de lo que se va a contar.
  5. Las mentiras, como en todos los ámbitos de la vida, se terminan descubriendo y la verdad tarde o temprano sale a la luz por lo que es inútil tratar de mentir, algo que puede servir al instante pero que a largo plazo es insostenible.

¿Rigor, verificación y buen periodismo = medios tradicionales?

No, bajo ningún concepto. Rigor y verificación son dos cualidades del periodismo que lo transforman en bueno y deberían de ser los requisitos mínimos para poder estar hablando de periodismo.Independientemente de que los medios sean tradicionales o modernos deben verificar sus fuentes y comprobar que lo que publican es cierto, sino es muy difícil que se pueda hablar de periodismo.

En los últimos meses hemos podido  comprobar que incluso los medios más tradicionales como el diario deportivo Marca, fundado en 1938, comete errores en los aspectos relacionados con las fuentes.

El viernes 25 de enero el diario deportivo líder en España para justificar la información publicada en el día anterior situó en la portada un teléfono móvil con mensajes en los que aparecía tapado el nombre de los dos interlocutores y parte de la conversación por lo que la imagen logró el efecto fue el contrario al que se perseguía y durante unos días el diario fue acusado de inventar sus fuentes, no contrastarlas y en algunos casos inventar parte de las noticias con el único objetivo de desestabilizar al Real Madrid.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s