Kapuscinski, el hombre ideal

                                      PR03_KAPU_141212_ChristianGinerGarcía

Beata Nowacka, en su comparecencia en la UMH                   Beata Nowacka, en un momento de su intervención

Beata Nowacka no es una de las biógrafas más reconocidas internacionalmente por casualidad, su estudio recoge la obra del periodista y multifacético ensayista polaco Richard Kapuscinski, una de las personalidades más influyentes del siglo XX. Un hombre idealista, romántico por naturaleza, que se ha convertido en un ejemplo a seguir para muchos amantes de la profesión.

En una conferencia impartida en la Universidad Miguel Hernández el pasado 21 de noviembre con motivo del International Journalism Seminar, Nowacka desglosó las principales características y los ideales que defendió Kapuscinski durante toda su carrera profesional hasta su fallecimiento en 2007.

Según la biógrafa, para el escritor todo periodista debía de formarse  teniendo en cuenta dos atributos fundamentales: la amabilidad y la empatía con el prójimo. El dinero no era, por tanto, lo verdaderamente importante, sino el amor hacia las personas y el respeto a la verdad.

Además, Kapuscinski creía que el apego a la profesión se tenía que demostrar con ideas propias, trabajadas y desarrolladas personalmente, y no robándosela a otros. La creatividad y la veracidad se convirtieron pues en los dos aspectos más significativos de la personalidad del autor.

En su visión como profesional de los medios, Kapuscinski creía que el periodismo moderno estaba demasiado sometido a los intereses privados y, como consecuencia, la capacidad creativa del periodista se veía reducida a la mínima expresión. En su defensa confiaba en que el periodista despertara del engaño al que estaba sujeto para, una vez superado, comenzar a tener la suficiente capacidad crítica para establecer sus propias conclusiones sin la influencia de otros. En definitiva, el autor estaba cansado del periodismo cínico que se ofertaba y que buscaba engañar a la sociedad con información maquillada.

Kapuscinski opinaba que la visión curiosa del profesional había desaparecido a raíz de la aparición del periodismo digital, que había transformado las reglas existentes en pos de la “urgencia” informativa y, a pesar de no estar en contra de las bondades de la tecnología, el escritor discrepaba en la inmediatez como nuevo principio del periodismo escrito.

Bajo su punto de vista hay que evitar el “corta y pega” y apostar por el análisis informativo de una forma más pausada, ciñéndose a los detalles e investigando las consecuencias de la noticia. De esta manera, al periodista no le basta con esperar sentado a que le llegue la noticia, sino que ha de ir a buscarla y ser testigo presencial de los hechos que le rodean y confeccionan su profesión.

Para terminar, la biógrafa se ha mostrado muy satisfecha de que la UMH esté recogiendo la obra de Kapuscinski para su posterior estudio y divulgación entre el alumnado, cosa que considera básica para cualquier universidad  con licenciatura o grado de periodismo.

Anuncios

Una respuesta a “Kapuscinski, el hombre ideal

  1. Pingback: La evolución del cibermedio | Producción UMH Grupo 30

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s