El periodista

PR03_KAPU_141212_JOSEJAVIERMURCIA

Imagen

Beata Nowacka en Atzavares ante los estudiantes de la UMH

” El periodismo no es un trabajo, es una vocación “

Con esta cita de Kapuscinski inició la ponencia para contar a los más jóvenes la historia del hombre que transformó el periodismo en literatura, que obtuvo más  de 50 premios internacionales y que rompió con el secretismo que había predominado durante el siglo XX.

Ryszard era un historiador atípico que no quería examinar el pasado sino vivir el presente en primera persona. Por ello, coincidiendo con la sucesión de revoluciones en países africanos decidió trasladarse a África, donde cubría los sucesos de 52 naciones, poniendo en peligro su vida y jugando en ocasiones con la muerte.

Una actitud que le llevó a hacer historia y que se contrapone a la figura del periodista actual que percibe el periodismo como un trabajo al que antepone en ocasiones sus propios intereses. Se trata de periodismo puro, lleno de aventuras y retos que contrasta con la actualidad y con lo que en ocasiones se llama “periodismo” como la prensa rosa y el amarillismo que contaminan los medios de comunicación.

El polaco llegó a zonas de las que el hombre blanco jamás había salido con vida, sobrevivió a 30 revoluciones en el tercer mundo y vivió rondando la pobreza. La misión de Kapuscinski era contar lo que estaba sucediendo al resto del mundo y no le importó jugarse la vida para conseguirlo.

El polaco estaría totalmente en contra de la forma de actuar de los periodistas actuales (ir al lugar de la noticia, filmar, irte) y se opone de manera radical a los medios de comunicación de masas (mass media) a los que afirma que “no hay que creer”. Es un firme defensor de las noticias de primera mano y de la convivencia con los hechos, desplazándose el periodista el tiempo que sea necesario.

Los peligros a los que se enfrentó, los hechos de los que fue testigo (niños soldado, revoluciones, masacres, asesinatos) y sus vivencias como reportero marcaron su vida aunque él se sentía orgulloso afirmando que “la vida tiene que ser difícil y requerir esfuerzo”

Imagen

Jose A. García Avilés fue el encargado de traducir la ponencia

Estas hazañas se contraponen con la corriente perezosa que se ha ampliado en el periodismo. Existe un alto porcentaje de periodistas que se han acomodado en su puesto y  el único esfuerzo que realizan consiste en levantar el aurícular y marcar un número de teléfono.  Un modelo de periodista que está condenado a desaparecer y en el que se convierten los más antiguos del a profesión con el paso del tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s